Juegos malos que me gustan vol. 1

9

Aquí vamos con una nueva y humilde sección, el título es bastante claro. Voy a comentar algunos de los juegos que para mi, siendo verdaderos bodrios que nadie en su sano juicio podría disfrutar, ya sea por una jugabilidad mal adaptada, por un apartado gráfico paupérrimo, por una gran cantidad de bugs o por un cúmulo de todas las anteriores, son inolvidables, me gustan, me hicieron “tilín”, los jugué hasta no poder más y no avergüenzo de ello.

Aquí vamos con el primero Super Thunder Blade (Megadrive):

Creo que hace falta una explicación. Este juego lo compraron mis padres sin consultarme, eso ya le da un mérito especial. ¿Qué van a saber mis padres si un juego es bueno, si ni yo mismo lo sabía? De cualquier manera, había podido disfrutar de la recreativa, no mucho, pero si intensamente. Aquella máquina tenía un scroll multiplano bestial, suave como pocas y sprites bien acabados. Pero este no fue el caso de la versión Megadrive. Esta claro que había mucha distancia de una 16 bit a un arcade, pero soñar era gratis.

Desde el primer momento, lo flipé, más por el hecho de estar jugando en mi propio salón, que por lo espectacular de aquel juego. Lo cierto es que no me parecía malo, la música era una pasada y los efectos sonoros acompañaban, pero los tirones que daba gracias a la falta de planos (la Megadrive no parecía especialmente capaz de simular zooms) y la falta de información en pantalla, permitían al enemigo destruirte al más mínimo error. Nunca te quedaba claro que objetos del entorno eran dañinos (malditos y puntiagudos árboles) o que lugares te podían proteger (las esquinas de la pantalla, aunque no siempre).

STB_foto1

Nunca le pillé el tranquillo del todo, aunque lo jugué mucho. No me quedaba más remedio, era este o el Altered Beast. No me lo pude pasar y ni siquiera estuve cerca, se me atrancó como pocos. Poco después pude probar otros títulos, pero entonces estaba mucho más limitado, sin saber lo que se venía encima con Sonic The Hedgehog (gracias).

Aquí va el segundo Dragon Ball GT Final Bout(PSX):

Este es un caso un poco extraño, porque es un juego al que llegué a venerar, hasta un colega lo perdió entre sus cosas durante mucho tiempo y aun me jode acordarme, ¡era una joya!, y la verdad aun ahora no tengo la sensación de que fuera un juego malo (todo será probarlo de nuevo y convencerme, porque de verdad debía ser terrible).

Visto ahora, no se parece en nada a mi recuerdo y el de muchos otros como yo, pero por lo que veo, tiene una fama terrible, la publicación IGN lo llama “awful”, horrible, sin cortarse un pelo… Si que es cierto que las animaciones son un tanto toscas, el manejo no debe ser tan bueno como lo recuerdo y algunos movimientos de cámaras desorientan. Pero para los estándares de entonces, plantear un juego de lucha 3D con rotaciones (con lo que les costaba a aquellas 32 bits, ¿verdad TheBigBrother?), estaban aun en pañales. Debo decir en su favor (ya que la nota de IGN es al fin y al cabo, una opinión), que los efectos de audio, banda sonora y los duelos de ondas de energía, eran sin duda espectaculares y para un chaval post-fiebre “dragonbolera”, no se podía pedir mucho más.

DBGTFB1

“He de aclarar, el juego tenía poco de GT, era mayormente Z, y este es mi mayor acercamiento a esa Saga, lo digo porque a mi la saga GT me da alergia”.

Hay que añadir, la genial variedad de modos de juego, donde destaca aquel “Build Up”, donde podías subir a tu personaje más allá de los límites imaginables (con entrenamientos muy al estilo de la saga), y luego enfrentarlo a enemigos sin igual, para darles verdaderas tundas. Recuerdo haber creado un Goku, que daba unas patadas devastadoras, no recuerdo en que nivel se quedó 40-50, pero no llegué al límite, de lo mejor que he visto.

Por último, una intro animada como la serie, que quitaba el hipo, ya solamente aquello, te vendía el juego.

 

 

 

Y el tercero, lo mejor para el final Time Commando(PSX):

Este es sin duda un juego especial para mi, allá por 1996, cuando pude hacerme con una PSX (la seguiré llamando así siempre), con todo el dolor de mi corazón tras vender mi flamante MegaDrive y chorrocientos juegos (algunos regalados por un vecino caritativo). Leyendo reviews en la Hobby Consolas, vi un juego que llamó mi atención. Iba a ser mi primera compra, y como siempre, quieres elegir bien, no te apetece llevarte un bodrio a casa. Ahora me doy cuenta que las revistas entonces, tenían tanta idea de videojuegos como nosotros los “jugones”, porque sin duda lo ponían por las nubes. Hace no mucho pude encontrar en youtube (no se muy bien como), un video comentado por varias personas, donde hacían verdadera mofa de este título.

Reconozco que incluso entonces, cuando lo jugué, sufrí verdaderamente para pasarlo, se me hizo muy cuesta arriba, y creo que de tanto esfuerzo, el juego me terminó gustando mucho. Una especie de síndrome de Estocolmo de los videojuegos.

La gracia del juego, era su premisa, que sonaba interesante: un mundo futurista donde una empresa ha desarrollado un super ordenador, capaz de simular mundos para entrenamiento militar. Mientras, un topo de una compañía rival, introduce un virus en el ordenador, que genera una bola de luz que engulle parte del centro tecnológico. Nuestro protagonista entra en escena, Stanley, que acude para ayudar, tras escuchar una alerta. Una vez en el centro tecnológico, y al tocar la esfera, queda atrapado y despierta en un mundo prehistórico.

Nuevamente entonces, aquellas intros, eran casi el mayor aliciente, si la intro molaba, el juego era bueno si o si. El caso es que la intro, aunque se veía medio bien para los estándares de la época, vista ahora es casi deleznable. Las animaciones son terribles, pero claro, entonces no opinaba eso, me pareció genial y por tanto, el juego iba a molar.

La historia avanzaba entre acción y plataformas en tercera persona por distintas épocas, destruyendo enemigos, activando trampas contra ellos, recogiendo armas y recolectando “chips” de memoria sin infectar, hasta llegar al virus central, en el último nivel. Todo ello contra el tiempo, así que no podíamos detenernos a observar el paisaje.

TCPSX01

En mi memoria, unos fondos pre-renderizados de gran calidad y una amplia variedad de enemigos, escenarios y sobre todo, las armas que encontrabas en cada época (sin olvidar una banda sonora de cierta calidad). Pero no se me olvida el tosco manejo, donde debías encarar a cada enemigo, con un botón de acción, que casi nunca funcionaba como querías. Los enemigos, solían rodearnos cuando se agrupaban y nos vapuleaban sin contemplaciones. O nos atacaban en la distancia, desde posiciones ventajosas. Todo ello a un ritmo lento, muy lento. Tengo entendido que la versión pc era mucho más “ligera”. Adeline Software (?), no se lució con el port, eso desde luego.

Para rematar el título contaba con passwords, en lugar de poder salvar la partida (¿para qué demonios me servía mi memory card entonces?), algo que cada vez era más normal en juegos de consola, intentando emparejarse con el pc. En definitiva, toda una tortura con encanto, ya que viendo juegos de la era 8 o 16-bits, algunos estaban mejora acabados y tenían un gameplay mucho más fluido que este de 32-bits. No es comparable en complejidad, pero se pudo hacer mucho mejor.

Y poco más que añadir, estos tres títulos a los que ya no me acercaría, (ni con un palo), demuestran que nos hacíamos a cualquier manejo y que la nostalgia es muy traicionera.

Share.

About Author

9 comentarios

  1. La musica del super thunder blade me mola un cojón. El juego ya es otra cosa, jejeje. Te acuerdas qie juegué hace unos meses? Creo que no pasaba de la segunda fase. Es que el mismo helicóptero molesta para ver el fuego de los enemigos. Y no saber muy bien la distancia de los edificios. Pero tiene un regustillo que mola. Será por la época de El Trueno Azul

    • La verdad que si, del juego mola todo, menos el propio gameplay, que necesita pulido, pero si le di tanta caña “algo” tenía que tener 😀

  2. qué me dices del California Games? lo consideras malo?
    Yo creo que es muy limitado jugablemente, pero es un juego que ME ENCANTA. El de master system más.

    • Ni yo mismo lo tengo muy claro, he llegado a pensar que era de lo peor del catálogo de la mega y he llegado a engancharme a algunos (sólo algunos), de los juegos que todos recordamos. Juego poco grato con el jugador, qué bien hubiera estado un “how to play” detallado, porque salvo algunas excepciones, cuando lo jugaba con gente, la peña quería quitarlo antes de que pasara el primer minuto, jajaja.

  3. Todos tenemos juegos que veneramos que la mayoria dicen que apestan. Xddd.

    Las revistas de la epoca en realidad sabian mas que nosotros. Ya te digo si sabian. Sabian perfectamente que nos la metian doblada, pero tenian que poner buenas puntuaciones si querian que las distribuidoras siguieran poniendo anuncios en sus publicaciones.

    • Qué cierto, todos recordamos el aumento de los anuncios en las revistas, llegado un momento ya no merecía la pena comprarlas. Pero lo cierto es que había algunos juegos que si que se llevaban notas muy malas, ¿sería porque no habían facilitado una prueba con su juego? jaja.

  4. Tengo a Super Thunder Blade y Time Commando en muy alta estima.
    El Final Bout, en cambio, lo sufrí bastante en su época.
    Aunque tampoco es cuestión de quejarse.
    Aquel lo jugaba cada semana en casa de un amigo, pero yo fui tan subnormal de comprarme el Fantastic Four de PSX.
    Aquel sí era atroz.
    Posiblemente, el peor beat’em up que he visto en mi vida, con diferencia, y me quedo corto.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook